Un teorema sobre Dios

Traducci√≥n de Ingl√©s a Espa√Īol de un art√≠culo sobre filosof√≠a y teolog√≠a: teoremas sobre la existencia de Dios

filosofiaTraducci√≥n Espa√Īol
Traduccion sobre Dios y la naturaleza humana 31 marzo, 2020 Traduccion a espa√Īol sobre las teor√≠as de la existencia Dios
Traduccion sobre Dios y la naturaleza humana
31 marzo, 2020 Traduccion a espa√Īol sobre las teor√≠as de la existencia Dios


Traducci√≥n a Espa√Īol del art√≠culo sobre filosof√≠a / teolog√≠a titulado ¬ęA Theorem Concerning God¬Ľ, publicado por Robert G. Brown, del Departamento de F√≠sica de la Duke University Durham, NC 27708-0305. Publicado originalmente en ingl√©s en: webhome.phy.duke.edu

* * *

RESUMEN

Es raro en la historia de la humanidad que se haya establecido un teorema, y mucho menos probado, sobre Dios. Esta falta de resultados demostrables ha sido uno de los mayores obstáculos para la religión racional, y por supuesto lo que no es, o no puede hacerse racional sigue siendo irracional para nuestra gran consternación y destrucción mutua.

Este documento prueba un teorema real sobre Dios y el Universo que podr√≠a ser de inter√©s en el eterno conflicto entre los que alegan que Dios ‚Äúcre√≥‚ÄĚ el Universo y los que alegan que Dios no existe y que el Universo no requiri√≥ un creador. El teorema no resuelve la cuesti√≥n de si existe o no un Dios (como Hume demostr√≥ hace mucho tiempo que ni la raz√≥n ni la inferencia son suficientes para probar la existencia de Dios), pero pone un final bastante agradable a la cuesti√≥n de si un Dios propuesto de manera consistente podr√≠a haber creado el Universo.

Al analizar la cuesti√≥n de Dios utilizando la teor√≠a de la informaci√≥n y los teoremas de Godel, al utilizar la teor√≠a de conjuntos de manera directa, demuestra que solo se puede hacer un modelo de Dios para satisfacer las ‚Äúpropiedades est√°ndar de Dios‚ÄĚ: Omnisciencia, omnipresencia y omnipotencia. Por lo tanto, establece estrictas limitaciones a los te√≠smos. La mayor√≠a de las religiones te√≠stas del mundo, para decirlo sin rodeos, no est√°n de acuerdo con este teorema. Debido a que el teorema se basa en la raz√≥n, y de hecho sus axiomas son tales que dif√≠cilmente pueden ser desafiados y terminan con un sistema de conocimiento racional en absoluto, esto es demasiado malo para esas religiones. Se equivocan. No solo incorrectos en su periferia, sino tambi√©n defectuosos en alguna forma relativamente menor de escritura. No solo defectuosos en sus escrituras. Defectuosos en su base. La concepci√≥n b√°sica de Dios que ellos promueven es contradictoria e imposible.

En la mayor√≠a de los casos esto es dolorosamente obvio incluso desde un examen superficial de su mitolog√≠a te√≠sta, pero de nuevo la falta de un teorema constructivo real sobre Dios ha dejado una peque√Īa ventana de posibilidad de que el n√ļcleo de la creencia y la descripci√≥n de Dios como un creador dualista del Universo no es en realidad irracional e imposible para que ese te√≠smo pueda ser correcto. Esta ventana est√° ahora cerrada.

¬°Atenci√≥n! El art√≠culo contiene una pol√©mica gratuita contra las religiones te√≠stas basadas en las escrituras, especialmente aquellas cuyas ra√≠ces mitol√≥gicas se encuentran en la Edad de Bronce, una √©poca en la que la vida en la tierra era fea, desagradable y corta (la esperanza de vida media en el centro de Eurasia era solo de unos 18 a√Īos). Citando a Thomas Jefferson:

Los sacerdotes de las diferentes sectas religiosas temen el avance de la ciencia como las brujas lo hacen al acercarse la luz del d√≠a, y fruncen el ce√Īo al fatal presagio anunciando la subdivisi√≥n de las duplicidades en las que viven.

Los avances de la ciencia hace mucho tiempo que han cortado en pedazos todas las duplicidades (contenidas en las escrituras supuestamente ‚Äúdivinamente inspiradas‚ÄĚ que definen su credo) sobre las que viven, demostrando (por ejemplo) que todo el libro del G√©nesis es puro mito y est√° absolutamente desmentido por la ciencia. Es precisamente tan razonable creer que la pantalla del ordenador en la que se est√°n leyendo estas palabras se transmograf√≠e en una nube de mariposas (violando cualquier n√ļmero de leyes de la f√≠sica) como lo es creer en el G√©nesis. El simple sentido com√ļn y la experiencia cotidiana bastan para rechazarlo. Sin embargo, encuestas recientes sugieren que hasta el 60 % de la poblaci√≥n de los Estados Unidos todav√≠a cree que los eventos que se narran en el G√©nesis realmente ocurrieron.

Este tipo de creencia autoenga√Īada no es inofensiva y no est√° exenta de consecuencias. Vivimos en una √©poca en la que un solo individuo puede controlar poderes destructivos que superan ampliamente a todos los ej√©rcitos de todo el mundo de la Edad de Bronce, e intentar gobernar ese poder con una moral de la Edad de Bronce, la moralidad expresada por Mois√©s cuando orden√≥ a sus tropas que cometieran genocidio y mataran a las mujeres y ni√Īos cautivos de los madianitas, perdonando solo a las j√≥venes v√≠rgenes que entreg√≥ a sus tropas como esclavas sexuales, es impensable. El mundo vive actualmente en un estado perpetuo de guerra global (o religiosa), fundada en antiguos conflictos entre supersticiones mitol√≥gicas contrapuestas. Ning√ļn pa√≠s es inmune, ninguna persona est√° a salvo mientras estas supersticiones est√©n aisladas de las fuerzas de la raz√≥n por la costumbre com√ļn.

Aquellos que eligen creer estas fantas√≠as tienen todo el derecho de hacerlo, pero no tienen ning√ļn derecho a esperar que sus creencias est√©n a salvo de ser cuestionadas por sus vecinos en los foros p√ļblicos, ya que esto tambi√©n es un derecho natural de todos los humanos librepensadores. Para citar de nuevo a Jefferson:

De publicar un libro de religi√≥n, mi querido se√Īor, nunca tuve la idea. Deber√≠a pensar pronto en escribir para la reforma de Bedlam, en referencia al mundo de las sectas religiosas. De estas debe haber, al menos, diez mil, cada individuo de cada una de los cuales cree que todos est√°n equivocados excepto el suyo.

En esto estoy respetuosamente en desacuerdo con Jefferson. Es mi deber corregir esta situaci√≥n tanto como es mi deber corregir a los estudiantes en sus errores en los problemas de f√≠sica, y por la misma raz√≥n. Ambos exhiben una aplicaci√≥n incorrecta de la raz√≥n al mundo en que vivimos, y si el mal existe en el mundo natural, su nombre no es razonable. No hay nada m√°s aterrador que el humano que act√ļa en contra de los dictados de la raz√≥n; llamamos locos a tales individuos. ¬ŅPor qu√©, entonces, no deber√≠amos dar este mismo t√©rmino a las instituciones colectivas que sistem√°ticamente promueven proposiciones irrazonables como si fueran verdad y llaman loca a esta profusi√≥n de diversidad religiosa?

Un sello distintivo de la ciencia, es decir, la creencia razonable fundada en una mezcla de observaci√≥n emp√≠rica y coherencia con una red de creencias igualmente bien fundadas con un detallado poder de predicci√≥n y explicaci√≥n, es que cuando se les presentan los mismos datos y argumentos, dos seres humanos razonables se pondr√°n de acuerdo, en general, sobre la correcci√≥n o plausibilidad de las conclusiones que se extraigan de ellos. Cada estudiante que estudia la geometr√≠a euclidiana prueba los mismos teoremas de los suficientes axiomas de la teor√≠a. Un musulm√°n, un hind√ļ, un cristiano y un jud√≠o pueden discrepar violentamente sobre qu√© alimentos son precisamente inmundos y prohibidos por Dios (a trav√©s de las escrituras divinamente inspiradas escritas por hombres ignorantes en las √©pocas oscuras del pasado) para comer, pero si se les presenta un telescopio y datos astron√≥micos verificables y se les ense√Īa el c√°lculo, todos estar√°n de acuerdo en que la Ley de Gravedad de Newton describe correctamente los movimientos de las peque√Īas luces que parecen moverse por el cielo nocturno, y que al examinarlas m√°s de cerca, esas peque√Īas luces son en realidad mundos enormes que acompa√Īan a los nuestros mientras orbitan el enorme sol. La raz√≥n los lleva a una respuesta com√ļn y toma una afirmaci√≥n dogm√°tica te√≠sta del G√©nesis y la prueba de que es falsa. Seguir manteniendo la creencia de que el sol gira alrededor de la tierra, o la creencia de que el G√©nesis mismo es todav√≠a una verdad inspirada por Dios, es una locura. Por lo tanto, este trabajo avanza con la piadosa esperanza de que si los humanos desean seguir manteniendo una creencia religiosa en Dios ‚ÄĒalgo que es una cuesti√≥n de elecci√≥n puramente personal, dada la evidencia de sus propias vidas y observaciones‚ÄĒ empiecen por aplicar la prueba de la raz√≥n a cualquier sistema te√≠sta al que deseen adherirse

. . .

 

[Nota del Traductor]

Traducción de textos sobre filosofía y religión

Esta traducci√≥n ha sido realizada por Rafael Barreiros, licenciado en filosof√≠a y letras, actualmente traductor de Ingl√©s a Espa√Īol. Rafael se ha especializado en filosof√≠a de las religiones, siendo un experimentado traductor de art√≠culos sobre teolog√≠a de autores tan significativos como Emmanuel L√©vinas, John Hick, Sam Harris o Karen Armstrong. Tambi√©n es colaborador habitual de Ibidem Group como asesor de nuestro programa acad√©mico en Barcelona. Rafael supervisa y orienta a alumnos de la facultad de Traducci√≥n e Interpretaci√≥n que realizan sus pr√°cticas en Ibidem sobre c√≥mo traducir textos de religi√≥n, antropolog√≠a, filosof√≠a y arte sacro. Tambi√©n es corrector y traductor de espa√Īol a ingl√©s tesis doctorales de alumnos de la facultad de Humanidades y ha publicado numerosos ensayos sobre religi√≥n comparada, historia del cristianismo y antropolog√≠a de la religi√≥n.

Valora este artículo

Articulos relacionados


Traducci√≥n del art√≠culo ¬ę10 Things We Know Thanks to Evolutionary Psychology¬Ľ

Traducci√≥n al espa√Īol del art√≠culo ÔĽŅ¬ęThe human ecology of memory¬Ľ publicado originalmente en ingl√©s

Traducci√≥n al espa√Īol de un texto sobre aprendizaje, lenguaje, PNL, BERT, MT, PEMT.... By Sebastian Ruder