Trucos para traducir más barato tu web, sin usar Google Translate

Averigua cómo traducir una web lo más barato posible sin recurrir a Google Translate. Trucos para traducir tu web de forma profesional, con un traductor o una agencia de traducción, pero pagando mucho menos.

13 marzo, 2020 ¿Cómo traducir tu web lo más barato posible?
13 marzo, 2020 ¿Cómo traducir tu web lo más barato posible?

Traducir una web no es barato, pero es una inversión muy rentable: por muy poco dinero y esfuerzo, multiplicamos el beneficio que nos da x2 o x3, captando clientes en otros idiomas. Al fin y al cabo, lo complicado es diseñar y programar la web, definir la estructura y usabilidad, escoger el diseño, redactar todos los textos, las imágenes… son muchísimas horas de trabajo.

Traducción web: precios, opciones…

El precio de traducir una web varía mucho de una web a otra, y depende de factores como el idioma, número de palabras, dificultad terminológica, formato de los textos, calidad de la traducción, plazo de entrega, etc. Traducir una web puede costar entre 200€ y 2.000 euros. Aquí tienes una explicación detallada de cómo saber el precio de una traducción web.

Traducir bien una web cuesta dinero. Por eso es importante conocer trucos para que una traducción salga mucho más barata: son cosas muy sencillas, pero que casi todo el mundo pasa por alto.

¿Cómo traducir una web gastando lo mínimo? ¿Cómo traducir más barato tu página web? ¿Cómo asegurarte de que no pagas ni un euro de más? En este artículo intentaremos dar respuesta a todas estas preguntas, pero antes explicaremos cómo se puede traducir una web, ya que mucha gente nos pregunta acerca de si es mejor traducir su web gratis con Google Translate, o pagando a un traductor freelance o una agencia profesional de traducción web.

¿Cómo se traduce una web?

Traducir una web puede ser muy sencillo o muy complejo, según cómo tengas hecha tu web. Será la arquitectura de tu web la que determinará la complejidad de su traducción. No es lo mismo traducir una web en Wix que una web corporativa estática programada en HTML o PHP, traducir una web diseñada en WordPress, o traducir un eCommerce en Prestashop o Magento…

En todo caso, hay 2 enfoques básicos a la hora de traducir una web: traducir gratis usando plugins de traducción automática tipo Google Translate, o bien traducir una web de forma profesional recurriendo a un traductor freelance o agencia de traducción. Nos centraremos aquí en la 2ª opción, que es más cara, y ofreceremos varios trucos para que tu traducción web resulte más barata.

Traducción web gratis: Google Translate

Google ofrece 3 formas de traducir tu web gratis, de forma automática e instantánea: (1) el tradicional botón integrado, conocido como «traductor de sitios web», (2) traducción manual haciendo copy & paste de los textos en Google Translate, y (3) traducción automática a través de su navegador Google Chrome.

Aun existen muchas webs que mantienen el botón de Google Translate para traducir su contenido, ese que indicaba «powered by Google Translate». Este sistema, conocido como el traductor de sitios web de Google Translate, no existe ya hoy en día para webs nuevas, está descontinuado por Google. Obviamente puedes hacer la traducción de forma manual, y pegar el contenido en Google Translate, pero es un engorro.

Lo que fomenta Google hoy en día, es el traductor automático de páginas webs integrado en su navegador Google Chrome. Cuando Chrome detecta que un usuario navega por una página en otro idioma, directamente le sugiere traducirlo. Es una traducción «on the fly», que Google hace al instante, para que la lea ese usuario, pero no la guarda…

El problema es que, como en realidad esa web no está traducida (no está en ningún sitio en realidad), Google no la indexará y nunca saldrá en los resultados de búsqueda para esos otros idiomas… Esto es un gran problema!

Traducción web profesional: traductor o agencia

Sólo si traduces tu web y la subes a tu hosting, puedes pretender que Google la indexe y salga en sus resultados de búsqueda, lo cual es fundamental ya que todo negocio depende de Google para atraer clientes. Para traducir de verdad tu web tendrás que hacerlo tú, un traductor que conozcas o una agencia de traducción que contrates, todo tiene ventajas e inconvenientes.

Si dominas el idioma, puedes traducir tú mismo tu web. Sino, contrata un traductor o una agencia de traducción. La diferencia de precio entre un traductor freelance y una agencia suele ser de un 25%. La traducción de agencia suele ser algo más cara porque el resultado suele ser mejor: traductores especializados, doble proceso de revisión, optimización SEO, garantía de calidad (ISO, etc).

¿Qué es mejor, cómo elegir..?

En realidad debes pensar que en realidad todas las webs del mundo están traducidas, ya que Google ofrece a los usuarios de Crome traducir la página web que están leyendo a su propio idioma.

Sin embargo, si quieres aparecer en Google, no puedes dejar que Google haga el trabajo: debes traducir tu web y subirla a tu hosting. Y debes hacerlo bien, ya que para traducir mal una web es mejor no traducirla.

En todo caso, antes de traducir o enviar a traducir tu web, sigue estos consejos para que el precio que te den sea mucho más barato.

 

¿Cómo traducir tu web más barato?

Traducir una web de forma profesional puede costar entre 200€ y 2.000€. Es un coste importante y merece la pena, pero también es cierto que si se puede, hay que intentar recortarlo al máximo. Descubre nuestros trucos para reducir hasta en un 70% el coste de tu traducción web.

Traduce sólo a Inglés

La traducción web a Inglés es la más solicitada, la más barata, la más útil y la que ofrece mejor relación inversión – rentabilidad. El objetivo de traducir una web es abrir un negocio al comercio internacional, vender a clientes de fuera. Si la web principal está redactada en Español, lo urgente es traducir a Inglés, el idioma que todo el mundo habla a nivel internacional. Si tienes presupuesto, después puedes puedes traducir también a Francés, Alemán, Ruso o Chino… pero será más caro, a veces incluso el doble!

Traduce sólo los textos más importantes

Concentra tus esfuerzos en traducir tu páginas más rentables: el 20% de páginas suelen ser responsables del 80% de ventas (consulta los datos de Google Analytics). Localiza tus 5, 10 o 15 páginas de productos top ventas. Añade la Home, y algunas paginas relevantes, como Quiénes Somos, Condiciones de Venta y Contacto, y tienes el core de páginas que debes traducir. En estas páginas merece la pena invertir, deben estar muy bien traducidas!. El resto no son imprescindibles, puedes hacer una traducción sencilla y gratuita con Google o dejarlas sin traducir…

Prepara los textos a traducir

Aunque poca gente lo sabe, preparar los textos web a traducir puede tener un gran impacto en la calidad de la traducción y en el precio de una traducción web. Si todavía estás programando tu web, asegúrate de trabajar en PHP con «includes», y ahorrarás muchos textos repetidos. Si tienes el código limpio, la mayoría de agencias podrán trabajar directamente, pero si no fuera el caso, y tu web es breve, haz copy paste de los textos a Word: ese tipo de traducción entra siempre en la tarifa más barata.

Que no te cobren las repeticiones!

Asegúrate de que tu traductor o agencia trabaje con TRADOS o algún software similar. Así podrán regalarte o hacerte descuento en frases (segmentos) con alguna repetición. Especialmente si tu web es un eCommerce, donde la tasa de repeticiones puede llegar al 40%.

No traduzcas los textos legales

Aviso Legal, Política de Privacidad, Cookies… ¿por qué querrías traducir estos textos? Son siempre iguales y nunca nadie los lee. En muchos casos cuesta más traducir estos textos que el resto de la web. Olvídate de traducirlos. El único texto legal importante que debes traducir si tienes un eCommerce, son tus Condiciones de Envío y Política de Devoluciones.

Haz la traducción con tiempo, no urgente

Cuanto más tiempo des a tu traductor o agencia, más fácil te será negociar un precio barato. El coste de traducción de una web puede subir un 30% si la necesitas con urgencia. Evítalo, no dejes la traducción de tu web para el último momento. Calcula un plazo de 1 semana para traducir una web pequeña (de hasta 10 páginas), y unas 2 semanas para traducir una web de hasta 50 páginas.

 

Descuentos en traducción web

Aunque mucha gente lo desconoce, también en traducción web existen descuentos! Algunas empresas ofrecen descuentos puntuales en traducción, porque en algún momento tienen más disponibilidad de algún idioma, y lo publican en su web. En otras ocasiones son entidades, bancos compañías de seguros, las que ofrecen descuentos de traducción a sus asociados:

 

Más articulos sobre traducción de páginas web


CONTAR PALABRAS WEB

Contar las palabras de una web es clave para saber cuánto costará traducirla. Descubre aquí 5 opciones para lograrlo: desde el clásico copiar a word hasta cómo contar...

PRECIO TRADUCCIÓN WEB

El precio de traducir una web depende del idioma y del número de palabras, pero también pueden influir otros factores como el formato de los archivos o textos, la dificultad...

COMO TRADUCIR UNA WEB

10 consejos esenciales que debes plantearte antes de traducir una web, para no caer en los errores más habituales. Checklist de tareas para traducir de forma profesional webs de...